Seedlings Vs Mericlones

Seedlings

Los “Seedling” son el resultado de la propagación sexual de las orquídeas. Este proceso comienza con la polinización de la flor, es decir cuando se coloca el polen en la superficie estigmática de la columna de la flor. Asumiendo que existe compatibilidad y descartando la esterilidad de los progenitores, el tubo del estigma comienza a crecer desde el estigma, a través de la columna hasta el ovario. En este punto es donde ocurre la fusión e intercambio de material genético proveniente del padre (polen) y la madre (óvulo). La llamada fertilización, ocurre unos dos o tres meses después de de la polinización.

Debido a este hecho, cada una de las miles de semillas resultantes tendrán su propio y particular paquete de genes. Con la consecuente germinación, crecimiento y floración de cada semilla, el paquete de genes otorgados se manifestarán en la planta bajo características únicas, tanto vegetativamente como en su floración.

Cada orquídea resultante de la germinación de una semilla es genéticamente distinta de otra, ya sea germinada en la naturaleza o en el laboratorio. En el cultivo, tales orquídeas producidas sexualmente son llamadas cultivares.

Debido a la complejidad del material genético, la propagación de orquídeas por semillas es un ejercicio lleno de incertidumbres. Cada vez que un polen se coloca en el estigma de la flor, existen variaciones en las flores de la descendencia (variaciones de color, forma, número, tamaño, etc.). Es por esto que no se registran los nombres de los cultivares, dado que cada cultivar es genéticamente distinto.

El punto primordial que debe ser recordado  en la propagación por semillas es que no existen garantías, no hay certeza en la calidad hasta el desarrollo de la floración proveniente de cada semilla germinada. No hay que olvidar, que debido a la complejidad de la genética de las orquídeas, las variaciones en las floraciones de “seedlings” es una regla, no una excepción. Nadie, sin importar el conocimiento en la materia, puede conocer con precisión el resultado de ningún cruce.


Mericlones

Un Mericlon es el resultado de la reproducción asexual (artificialmente en laboratorio) de una planta que se considera de excelente calidad o características únicas o resaltantes. La ventaja de obtener mericlones es la garantía de saber qué es lo que se obtendrá exactamente de una plántula (la planta y la floración serán idénticas a su madre)

A diferencia la variación y el “elemento sorpresa” que se tiene cuando un “seedling” es producido o comprado, un Mericlon ofrece ser una duplica exacta de una planta de floración conocida. Los Mericlones son el resultado del cultivo del tejido meristemático, un proceso donde una porción de tejido no definido pero en latencia, es extraído de una planta y cultivado en un elaborado proceso químico y mecánico produciendo potencialmente cientos de plantas, todas idénticas a la original, siempre que  el proceso se haya hecho correctamente.

Desarrollado en los años 60, la reproducción meristemática ha sido una ventaja y ha estado disponible para todos los cultivadores permitiendo reproducir plantas premiadas o apreciadas por sus exuberantes características.



Cultivos in vitro

Desde hace décadas, debido a la belleza de las orquídeas y su creciente popularidad, su proceso de reproducción con fines comerciales ha llevado a muchos investigadores a desarrollar técnicas de reproducción basadas en cultivos in vitro, adaptados a cada variedad, a fin de satisfacer la creciente demanda de éstas plantas. Los cultivos in vitro no son procesos simples, requieren del pulso firme y destraza de un cirujaro; sin embargo, a pesar de toda la inversión de tiempo, dinero y el material de laboratorio que se requiere en algunos casos, la pasión por el cultivo de estas plantas ha permitido simplificar los pasos para el cultivo in vitro. Hemos visto como personas desde sus casas con simples herramientas pero gran determinación, han logrado reproducir exitosamente plántulas de orquídeas a través de la germinación de semillas.

Los cultivos in vitro no son mas que procesos para garantizar el crecimiento de semillas, tejidos vegetales o meristenáticos, dentro de un recipiente translúcido y en un medio de cultivo, bajo condiciones estériles. A pesar de sus complicaciones, el cultivo in vitro nos has permitido globalizar la distribución de variedades alrededor del mundo permitiendonos disfrutar y apreciar plantas que en otros tiempos tan sólo soñaríamos con tenerlas.

En éste sentido, el cultivo in vitro es una de las mejores herramientas en el campo de reproducción de plantas, especialmente en el mundo de las orquídeas.