Enfermedades, Plagas y Soluciones

Las orquídeas en general son plantas muy resistentes, pues a pesar de existir un gran número de insectos que las atacan, hoy con los nuevos preparados, todos muy efectivos, es fácil controlar y destruirlos.

Las enfermedades que pueden presentarse en las orquídeas abarcan la bacteiosis, ataque por hongos y agente virales que si bien se descuidan o no se detectan a tiempo, pueden acabar con colecciones completas en muy corto tiempo. Las plagas que pueden atacar a las orquídeas pueden ser cochinillas, cucarachas, mosca de la cattleya, mosquita amarilla, coquitos, caracoles, babosa o siete cueros, pulgones, hormigas, arañitas rojas, carneritos o pulgones blancos, fungus, milpiés, comejenes, ácaros.

Antes de tratar de las enfermedades en sí, conviene enumerar algunas medidas prácticas que pueden y deben ser adoptadas, visando minimizar la incidencia de enfermedades en los orquidearios. Aquí el viejo dictado se aplica a la perfección: “Mas vale prevenir que lamentar”.

  • Cultive especies o híbridos adecuados al clima predominante, y proporcione a las plantas las mejores condiciones posibles en términos de cultivo (luz, agua, fertilización, humedad relativa, ventilación y sustrato). Esto debido a que las plantas estresadas o que están en condiciones vegetativas insatisfactorias, son una invitación al ataque, tanto de plagas como de enfermedades.
  • Evitar hacer el riego caída la noche o dejar mojadas las plantas durante la noche, especialmente sobre las hojas o acumulaciones de aguas dentro de las hojas de nuevos crecimientos
  • Siempre esterilizar los utensilios que se usan, en especial las tijeras de corte, ya sea sometiéndolos a fuego o sumergiendo las puntas de la herramienta en alcohol isoproílico de la mayor concentración que encuentren (99% v/v) y luego flamear.
  • Busque adquirir plantas exentas de enfermedades aparentes, y en buen estado de cultivo.
  • Mantenga las plantas recién adquiridas alejadas del resto de la colección (manténgalas en cuarentena), hasta tener certeza que no portan enfermedades o plagas. Haga por lo menos un tratamiento contra enfermedades, en estas plantas, durante este periodo.
  • Nunca mezcle su colección de orquídeas con otras especies de plantas, que puede ser vectores de enfermedades. Cultivar orquídeas junto con drácenas, helechos, violetas, etc. no es recomendable.
  • Haga una inspección detallada de sus plantas, como mínimo una vez por mes. Examine El estado de sus hojas, tallos y raíces.
  • Si surgieran problemas en estas inspecciones, actúe rápido, para evitar que el problema asuma proporciones epidémicas en el orquideario, después de lo que, el combate se hace caro e incierto.
  • Mantenga el orquideario limpio, sin restos de plantas, macetas viejas, flores marchitas esparcidas por el suelo y en las bancadas.
  • La adecuada ventilación del ambiente es un punto crucial en el control de la mayoría de las enfermedades causadas por hongos y bacterias, que en su mayoría, son transmitidas por el agua parada en las hojas y en el sustrato.
  • Utilice fungicidas o bactericidas, cuando sea necesario. Nunca aplique fungicidas sistemáticos de forma preventiva. Siempre alterne entre productos, de modo a evitar el surgimiento de resistencia.

Infecciones mas frecuentes


Pudrición Negra Bacteriana

El exceso de agua y la falta de ventilación causan la proiferación de bacterias patógenas en todo el contenido del sustrato que puede afectar la planta hasta destruirla completamente. Es causada por una o más especies de bacterias del género Erwinia, esta enfermedad ataca desde Cattleyas hasta Phalaenopsis, Cymbidium, Oncidium y Vanda,  entre muchos otros.

Es de desarrollo rápido, invadiendo la planta en pocas semanas, llevándola a la muerte. El control es complicado, muchas veces resumiéndose a aislar o incinerar la planta. Una manera de evitar que la enfermedad se esparza en el orquideario es disminuir la humedad, mejorando la ventilación. Aparecen como manchas negras grandes, de tacto gelatinoso, acuoso y en general ovaladas ó redondeadas en toda la superficie de las hojas, de igual forma atacan los bulbos y las yemas de los nuevos crecimientos que se ennegrecen en corto tiempo. Muchas veces provoca un colapso de la estructura de las hojas, quedando estas totalmente ablandadas y marchitas. Presenta olor desagradable y repulsivo y al apretar la zona afectada se la nota blanda y puede supurar líquido. Es una infección bacteriana, aunque hay algunos hongos que producen síntomas parecidos.


La Mancha Bacteriana de las  Phalaenopsis es la enfermedad más importante de las Phalaenopsis, llegando a liquidar colecciones enteras, en pocos meses. Es causada por la bacteria  Pseudomonas cattleyae, y sus síntomas en el inicio son de manchas pardas circulares en las hojas, con aspecto acuoso, que crecen rápidamente, hasta alcanzar el centro de la planta. Una vez alcanzado el centro de la planta, la misma está condenada, y muere en algunos meses. Algunas plantas llegan la florecer en ese periodo, tal vez en una tentativa desesperada de reproducirse y garantizar la continuidad de la especie. El control envuelve desde factores de cultivo, tales como ventilación, temperatura ambiente adecuada, mantenimiento de las hojas secas, principalmente a la noche.

Pseudomonas cattleyae en hoja de Phalaenopsis


Solución: Se debe cortar la parte afectada por lo sano y colocar la planta en un lugar bien ventilado. Actualmente existen productos bactericidas eficaces para el control y destrucción del ataque. Se recomienda aislar a la planta y esterilizar las herramientas una vez utilizadas, la principal forma de transmisión es por contacto.


Hongos

Un formidable enemigo de las orquídeas, se presenta bajo varios disfraces. No confundir los hongos con las caídas normales de las hojas en las orquídeas. Si son los más viejos y los bulbos nuevos permanecen intactos es normal, en cambio si la caída de hojas no respeta los más nuevos y los más viejos hay que tomar medidas inmediatas porque es un hongo.

En las cattleya, aprovechan las picadas de los insectos para invadir. Su presencia es delatada por puntos marrones que, a veces, se extienden en hondas concéntricas; otras, parten las hojas por el centro o ponen una cortina amarillosa sobre las hojas. Los preparados de sulfato de cobre son muy eficaces. Se encuentran también en las raíces de las plantas cuando el medio está viejo o muy húmedo.

Cuando el medio donde estan sembradas esta descompuesto existirá el riesgo de ataque de hongos, hay que quitar el medio descompuesto y proceder a desinfectar las plantas. Para luego sembrarlas en medio nuevo.

Pythium ultimum



Una de las infecciones es la conocida Pudrición Negra causada por dos tipos de hongos que viven en el suelo (Pythium ultimum y Phytophtora cactorum). Afecta casi todas las especies cultivadas, y otras plantas.

Se caracteriza por manchas oscuras, generalmente en los rizomas y seudobulbos, de consistencia blanda, y que crecen hasta provocar la muerte de la planta. Generalmente liquida la planta en un plazo de 1 a 2 meses. Muchas veces inicia el ataque por la unión de las hojas con los seudobulbos, derrumbando la hoja aún verde. En los colectivos, es la principal causa mortis, llegando a liquidar todas las plantas de la maceta en pocos días.

Siendo un hongo de suelo, la mejor manera de prevenir esa podredumbre, es mantener las plantas lejos del suelo, con las bancadas por encima de 50cm de altura. Desinfectar el sustrato (con agua hirviendo) antes de plantar los colectivos. No reutilizar macetas sin desinfectar.

Phytophtora cactorum

Aunque el control sea difícil en la planta ya contaminada, se puede separar de las demás, cortar las partes atacadas, aplicar un antiséptico en polvo (canela en polvo también funciona), y pulverizando la planta con un fungicida sistêmico cada 30 días, por 3 meses. Pulverizar también las plantas que estaban próximas de la planta atacada.

La Pudricion por Fusarium e Rhizoctonia, también conocida por "canela seca", por originarse generalmente como una podredumbre seca en las raíces de las plantas, subiendo por el rizoma y alcanzando los seudobulbos, donde generalmente tiene evolución lenta. Por matar las yemas, la planta sufre un largo proceso de decadencia, culminando con la muerte después de 1 año o más. A veces, la planta crece más rápidamente que la velocidad de invasión de tejidos sanos, lo que hace con que permanezca con vida por diversos años. Sin embargo, si no es tratada, la "canela seca" tira el vigor de la planta, acabando por provocar el descarte de la misma. La Fusiariose es causada por el hongo Fusarium oxysporum, mientras que la podredumbre por Rhizoctonia es causado por el hongo Rhizoctonia solani (el mismo que destruye tomates y cultivos de patata). La principal diferencia en los síntomas de estos dos patógenos, es el hecho de la Fusariose provocar el surgimiento de un anillo o mancha, de colorido rojo o violeta, en el rizoma, fácilmente visible al cortarse esa parte de la planta.

La infección se produce generalmente por sustrato o macetas contaminados, de donde surge la necesidad de utilizar materiales limpios y desinfectados (con solución de cloro, agua ferviente o lisofórmio). Las herramientas de corte también transmiten esa enfermedad.

En las manchas foliares lãs causas principales, de origen fúngico son la Antracnosis, que se caracteriza por manchas negras, de formato redondeado (a veces en forma de muerte apical de hoja), la Cercosporiose (manchas amarillentas, que después se quedan con el centro salpicado de negro, llegando a quedarse todo negro. Aunque tengan evolución rápida, y cause perjuicios de monta (principalmente en el aspecto de las plantas) esas enfermedades generalmente no causan la muerte de la planta, y pueden ser combatidas con éxito con el uso de fungicidas sistémicos. Se debe también cortar y eliminar cualquier parte de las hojas atacadas y espolvoreando el corte canela en polvo u otro antiséptico.

Las manchas en las  flores son causadas por un hongo (Botrytis cinerea), esta mancha ocurre principalmente durante el invierno, sobre todo en orquidearios con ventilación deficiente. El ataque se inicia con minúscula pintas marrones en las flores, que crecen hasta destruir totalmente la flor. No afecta otras partes de la planta. El control es fácil, aumentándose la temperatura y ventilación del ambiente donde están las plantas en flor, durante el invierno. Se deben eliminar prontamente todas las flores afectadas.


Ataque de Insectos y Molúscos

Mosca de la Cattleya Isosoma Orquidearium
La mosca es más pequeña que la mosca doméstica, un poco más alargada y las alas un poco redondeadas. 

Para hacer su nido donde depositar sus huevos, escoge con preferencia la parte más blanda de las Cattleyas y rara vez las de otras orquídeas, se antoja de los ojos o yema de la planta, hace un pequeño taladro, deposita sus huevos y los cubre con una sustancia activante, posiblemente una vitamina u hormona, que estimula un brote fuera de tiempo, de forma muy peculiar, parece un trompo, la base muy ancha y la punta muy aguda. 

Para exterminar la plaga hay que fumigar cada 15 días, para erradicar y combatir en el lapso del ciclo de la mosca para matar las larvas antes que vuelen. 

Cuando esta plaga azota un orquidiario y no se toman medidas enérgicas, puede ser desastroso. Cuando en un orquidiario hay la plaga, hay que cortar hasta los retoños dudosos, esto no afecta la planta, pues los ojos o yemas son a pares, uno de cada lado, y al cortar un renuevo, el otro se activa. No hay que economizar retoños, cortar todo brote dudoso. 


Mosquita amarilla
Es un insecto muy bonito, pequeño, de unos 4 milímetros, amarilla (casi naranja) y negro. Parecería un afido aunque es más grande que los corrientes. Hace su nidada debajo de las hojas y sus larvas se comen la carotena dejando unas manchitas amarillas que sirven para delatarlos. 

Es poco volador, siempre está escondido en la parte exterior de las hojas y es de movimientos rápidos. Al notar su presencia no sólo hay que fumigar la planta infectada, sino las plantas que se encuentren cerca pues hacen sus nidos con facilidad.

Un insecticida sistémico contra insectos cortadores y chupadores es efectivo; sin embargo, un insecticida de acción por contacto es mucho mas efectivo.



Coquito (Orchid weevil)

Es una abejita pequeña negra, que ataca mucho los botones y las flores va por el azúcar que en ellos se encuentra y roe sus superficies, manchándolas de negro. 


Caracoles

Se alimentan de las raíces tiernas de la planta y suben a las flores, los botones y los deterioran. Para destruirlos hay que emplear cebos tóxicos, tales como lechuga con verde de París, arseniato de plomo, etc. 

Hoy se consiguen preparados especiales a base de arsenicale que, perfumados con esencia de anís, los atraen; basta poner pequeños montoncitos en los bancos, suelo y en los potes, cestas o troncos, preferiblemente cerca de las raíces nuevas. El metaldehide mezclado con un cereal cualquiera y puesto en montoncitos, da también muy buen resultado.


Babosa o Siete cueros (limazas)

Estos animales atacan mucho las flores y dejan una mancha trasparente en su recorrido. Para exterminarlos se emplean cebos tóxicos, preparados especiales a base de arsenicales, metaldehide mezclado con cereal; igual que los utilizados para combatir los caracoles.

Un método casero que se emplea para atraparlos son las hojas de lechuga, papas crudas, que colocan al caer la tarde, en las partes más húmedas del orquidiario. 

Ambas cosas les apetecen tanto, que por la mañana se encuentran sobre ellas y es fácil exterminarlos. 
Cucarachas
Muy perjudicial, es nocturna y se radica en los cascajos de los potes o cestas o en las rendijas de los troncos. Destruye las raíces tiernas y viejas, pues de ellas se alimenta; además, es transportadora de hongos.

Lo más efectivo para su combate son las Pastas Fosforadas (pastas de fósforo), pues ellas se las comen y mueren; como mejor resultado da su empleo es untando cierta cantidad en los fondos de los potes, en la parte de abajo de los bancos o estantes donde estén colocadas las plantas; también haciendo cebos tóxicos con bórax mezclado con azúcar o algún jarabe envenenado.


Hormigas
Estos insectos no atacan las raíces; van a las plantas buscando los pulgones, cochinillas, etc., para robarles el azúcar, y hacen sus nidos en los potes, cestas, etc., y en su continuo viajar, transportan los huevos, que se adhieren a sus cuerpos, de las cochinillas, pulgones y hongos.


Cochinillas
Las cochinillas pertenecen a dos grupos: Las cochinillas que sus cuerpos estan cubiertos de una sustancia harinosa y que son movibles durante toda su vida. Las cochinillas que sus cuerpos están protegidos por una coraza, que son movibles cuando estan jóvenes y luego se fijan en las hojas.

Los primeros se destruyen con Aceites Blancos, pero no así los del segundo grupo, ya que adultos se encuentran defendidos por sus sólidas corazas. Para destruirlos hay que lavar las hojas con una esponja, cepillo suave o un pedazo de tela, bien empapado con un insecticida.

Todos estos insectos están provistos de una trompa con la cual chupan la savia de las plantas, dejando una mancha amarillosa que muchas veces aprovechan los hongos para continuar la destrucción.


Arañitas rojas
Son pequeñísimas (medio milímetro), y son tan destructoras como las cochinillas. Prefieren los lugares muy secos. Las hojas atacas toman un tinte gris.

Para destruirlas, emplear una mezcla de Aceite Blanco o Sulfato de Nicotina. Sin el aceite blanco los insecticidas resultan ineficaces para determinados insectos.


Carneritos o pulgones blancos (Mealybug)
Corrientemente son llamados “piojos blancos”. Cubiertos de una capa algodonosa que encubre al gusanito que lo lleva de un lado a otro, va depositando sus huevos que las hormigas se encargan de distribuir.

Son esos puntos blancos, simétricamente colocados en los troncos de los árboles, sobre en los citros. Es muy peligroso, pero muy sensible a los insecticidas.


Fungus
Pequeña mosca negra que deposita sus huevos en las hojas. Las larvitas o gusanitos atacan prontamente la carotena de las hojas y, si no se destruyen a tiempo, debilitarán enormemente a la planta.


Pulgones
Insectos muy pequeños que se presentan en la primavera, sobre todo en mayo. Vienen a buscar el azúcar en los retoños tiernos y se agrupan en colonias nutridas.


Comejenes
Buscan los rizomas para depositar sus huevos. Se ven poco en los orquidiarios cuidados, pues son muy sensibles a los insecticidas que, con frecuencia, deben emplearse para tener las plantas protegidas.